CARACTERÍSTICAS y calidades del diamante

Las 4c

Los diamantes se caracterizan por las 4C, Carat (peso), Color, Clarity (pureza) y Cut (corte). Se habla de estos términos desde un punto de vista gemológico, pero existen otras características importantes como el color, la calidad de talla, la pureza, el peso y la fluorescencia. Estas características son las que influyen en la calidad final de un diamante.

Peso y Medida

El peso se expresa en Carat (cts), que es lo mismo que se dice coloquialmente como quilate. Un carat son 0,20 gramos. Para que la calidad de la pieza sea correcta, el peso del diamante tiene que cumplir un optima relación peso-medida. Este aspecto es fundamental a la hora de determinar la calidad del diamante. En la siguiente imagen se puede ver la relación peso-medida de las tallas de los diamantes

Pureza

Cuantas menos impurezas tenga el diamante más valorado estará. La pureza se analiza con lupas de 10 aumentos y bajo condiciones idóneas lumínicas, si con esta lupa no se aprecian impurezas estas no se tienen en cuenta. Por lo tanto se afirma que un diamante es puro si bajo estas circunstancias no se aprecia ninguna impureza. Los diferentes grados de pureza se determinan por las inclusiones existentes y por donde están en la gema. En este cuadro se pueden ver los diferentes grados de pureza, se denomina FL (Fawless) el más puro.

Color

El color se establece comparando los diamantes con una escala patrón. Todos los gemólogos tienen un testigo denominado masterstone con los colores según la GIA para determinar el color de la gema. El color va del más blanco al más amarillo. Aquellos que van de la letra D a la H son reconocidos como de gran calidad por el sector de la Joyería, aunque color I y J se utilizan por tener un color muy próximo al blanco.

No se debe confundir esta escala con los denominados Fancy Color, estos son muy escasos y difíciles de encontrar. Estos colores se basan en algún tipo de inclusión muy rara con tonalidades de otros colores. Por su escasez estos diamantes son muy raros y difíciles de encontrar.

Calidad de la talla y Forma

En este apartado, la forma es la forma física en la que el diamante está tallado (talla princesa, corazón, brillante …etc).

La Calidad de la talla es básica para el precio final del producto, ya que dependiendo de esto la pieza tendrá más o menos brillo, aspectos fundamentales para determinar el valor de la gema. Por lo general un diamante tallado pesa entre el 25% y el 35% menos que la pieza previa al tallado.

Proporciones de la talla

Obviamente cuanto más pese el diamante más valor tendrá, así que mucha gente valora más el peso a la calidad de la talla. Este apartado va muy ligado a la calidad de la talla, para la correcta valoración del diamante las proporciones y la talla irán muy ligados. Así que el diferencial que pierde por un menor peso al tallarlo adecuadamente compensa la pérdida de este. Desde el punto de vista gemológico la talla se realiza teniendo en cuenta tres características fundamentales: LA SIMETRIA, EL PULIDO y LAS PROPORCIONES.